Los gasolineros piden el cierre de la estación low cost de Lerma

La llegada de las gasolineras denominadas de bajo precio, las low cost, a la provincia de Burgos ha generado una gran preocupación y el rechazo del sector, agrupado en torno a la Asociación Provincial de Estaciones de Servicio (Adesbur), que ya está actuando para que se clausure la franquicia abierta hace un mes por la compañía Easyfuel en Lerma, en la vía de servicio de acceso a la autovía A-1 en dirección Burgos y en las proximidades de la estación de Repsol.


La primera actuación visible contra esta nueva competencia, que asegura vender el litro 10 céntimos más barato que en las estaciones de referencia, se inició el viernes por la tarde con la llegada de dos inspectores de la Agencia Tributaria que, tras inspeccionar la documentación del establecimiento, ordenaron su precintado (incluyendo un camión de suministro) y el cierre preventivo del mismo argumentando que carece del código de identificación minorista, el que habilita para la manipulación y comercialización de carburantes al público. Ante el incumplimiento de este mandato administrativo, la visita de los agentes se repitió ayer sábado sin que por ello haya cesado la actividad de la gasolinera.
El gerente de la franquicia Easyfuel, el empresario sevillano César Arévalo, reconoce a este periódico que están tramitando por internet el citado impuesto, pero que ello no es motivo suficiente para clausurar la estación, que lleva abierta desde principios de diciembre, porque, entre otras cosas, dice, el código no sería obligatorio en la mayoría de las comunidades. «No pueden venir [en referencia a los inspectores] amenazando, de una forma despectiva y prepotente, a los empleados y echando a los clientes», explica su dueño, quien anuncia la preparación de una demanda por las formas empleadas por los agentes. «El único que te puede cerrar si falta alguna documentación es Industria o el Ayuntamiento, pero notificándolo con diez días de antelación...».
El alcalde de Lerma, José María Barrasa, aseguró ayer que no hay problema alguno desde el punto de vista municipal con esta estación y que las licencias de obras y de apertura de negocio «se están tramitando y se ajustan a la normativa». Eso sí, aún falta el visto bueno de la Demarcación de Carreteras, una de las alegaciones presentadas desde la gasolinera vecina, que cuenta con el respaldo de Adesbur.

Sentencia

Desde este colectivo se recuerda que esta antigua estación ahora recuperada fue cerrada hace años tras una sentencia que consideró no conforme la licencia de obra y actividad. Además, no les consta que Industria haya dado el visto bueno a la puesta en marcha ni que la instalación cuente con el Registro Industrial por el que se controlan sus medidas de seguridad y autorizaciones.
Adesbur asegura que la Demarcación de Carreteras les ha denunciado por pintar de verde, el color corporativo, los arcenes, y por el monolito donde muestran los precios. Asimismo, no han cumplido con la normativa que les obliga a realizar una reordenación de los accesos al establecimiento.
Dudan, además, de que se realicen controles metrológicos y de que comunique sus precios de venta al público al Ministerio de Industria como es preceptivo. Además, añaden que el bajo precio de los carburantes que comercializa obedecería a que no incluyen los aditivos que mejoran el rendimiento de los motores.

Foto: Miguel Angel de la Cruz

Gente en la conversación

Comentarios (1)

  • Lermamañana

    Esta gasolinera escuece al tio pilla, si esta ilegal que la cierren, pero la van a intentar cerrar aunq este legal

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.