La primera fase para restaurar la ladera norte costará 138.000 euros.

La conocida como ladera norte, que se prolonga desde la Colegiata de San Pedro hasta el Parador Nacional de Turismo, es uno de los paraje naturales más hermosos de la Villa Ducal y a la vez, de los más deteriorados, lo que pone en riesgo los dos monumentos más emblemáticos de la localidad. El problema no es nuevo y  de hecho, hace ya una década se vivió con preocupación su deterioro y la aparición de algunas grietas en los muros de la ladera que se temió pudieran afectar a los inmuebles que se sustentan sobre ella.
El problema principal de la ladera está en la propia vegetación de matorrales y el arbolado; de hecho, buena parte de los árboles se han secado de tal manera que el terreno no está asentado y son frecuentes los desprendimientos, sobre todo en épocas de lluvias, y no solo de la pendiente sino del muro que sustenta el paseo superior de la ladera (junto al que está la Colegiata), recorrido que también se ve afectado; de hecho, en los últimos años, se ha visto rebajado en torno a 20 centímetros.
Preocupados por esta situación, cada cierto tiempo y con medios propios municipales, se llevan a cabo labores de limpieza y saneamiento de los ejemplares más deteriorados, fundamentalmente los olmos afectados por la grafiosis. Pero conscientes de que esos «parcheos» no resuelven el problema a medio y largo plazo, el Ayuntamiento de Lerma ha tomado cartas en el asunto y ha encargado un proyecto para restaurar la ladera norte que en breve presentará a la Consejería de Fomento para solicitar que se involucre económicamente en el proyecto, ya que la primera fase de actuación rondaría una inversión en torno a los 138.000 euros. 
El alcalde de Lerma, José Barrasa, explica que la actuación en este paraje se pretende hacer en 2015  y que ya se ha hablado extraoficialmente con el consejero de Fomento y Medio Ambiente,  Antonio Silván, a la vez que se muestra convencido de que la administración regional ayudará al Ayuntamiento en este proyecto «porque hay edificios protegidos en riesgo».
Las principales actuaciones que contempla el proyecto para rehabilitar la ladera norte se centran en sanear, entresacar y eliminar todos los árboles enfermos y continuar a posteriori con la plantación de especies autóctonas que ayuden con sus raíces a sujetar el terreno y consolidar así las pendientes. En esta primera fase, la actuación se centrará en el tramo de la ladera norte que se prolonga desde la Colegiata hasta el edificio del Ayuntamiento, una superficie de unos 10.000 metros cuadrados, que es de titularidad municipal. El inconveniente, explica Barrasa, es que el siguiente tramo, desde el edificio municipal hasta el Parador de Turismo, es de propiedad particular.
Así pues, el alcalde recalca que será en la zona de titularidad municipal en la que se actuará el próximo año, sin descartar que en un futuro se puedan llegar a acuerdos con los propietarios del resto para acometer igualmente actuaciones para dejar consolidada en su totalidad la ladera.
La situación de este espacio y su entorno no pasa desapercibida a los vecinos de la villa que dejan sus comentarios en las redes sociales y piden, igualmente, que se mejore y se ilumine mejor el paseo del cauce y la bajada al molino por los arcos.

Gente en la conversación

Comentarios (2)

  • pepe

    Vaya por dios, lleva esa ladera hecha una pena 8 años si no son más y ahora misteriosamente cuando llegan las elecciones se van a poner a trabajar en ello, justo para marzo abril... MAYO de 2015 esto es de traca

  • ausente

    vaya, que casualidad.. justo para el 2015, cuando hay elecciones,...

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.