La provincia sale a la calle en defensa de la Sanidad rural

Las seis plataformas ciudadanas en defensa de la salud pública en la provincia (Belorado, Villarcayo, Salas de los Infantes, Lerma, Villadiego y Briviesca) y contrarias a la reorganización del Servicio de Atención Primaria salieron ayer a la calle en sus localidades, en una acción conjunta convocada por la coordinadora en la que se agrupan, para exigir que terminen los recortes y anunciar que harán más «más visibles» sus protestas.

En Salas de los Infantes, según informa Belén Antón, se manifestaron varios cientos de vecinos de la ciudad milenaria y de pueblos de su comarca en apoyo al personal sanitario de su centro de salud y en oposición a la reducción de médicos y enfermeras en las áreas de salud rurales. Durante la manifestación, que partió de la Plaza Mayor, donde previamente se había instalado una mesa para la recogida de firmas, los asistentes portaron pequeñas pancartas con lemas como ‘Atención primaria, no veterinaria’, ‘Banqueros saneados, pacientes olvidados’ o ‘Turismo rural, sin médicos va mal’. La lluvia sorprendió a lo largo del recorrido a los manifestantes y alcaldes de pueblos de la zona, que gritaban consignas durante su paso como ‘Recortando, recortando, nos están aniquilando’ o ‘Al medio rural, más sanidad’ hasta llegar al destino, el Centro de Salud, que presta servicio a cuatro mil vecinos de 54 municipios y donde Andrés Contreras y Eva María Marcos, de Demanda Dignidad, leyeron el manifiesto. «Nuestra respuesta no puede ser otra que rechazar esos recortes que afectan sobre todo a las zonas rurales, donde la incidencia de la supresión de plazas de personal sanitario es mucho mayor en extensión y profundidad, y dibuja un panorama sobre los servicios básicos muy precario para quienes vivimos y pasamos bastante tiempo de nuestras vidas en estos territorios», leyeron los miembros de la plataforma ciudadana Demanda Dignidad, que aseguraron que «los recortes que se avecinan también traerán, a largo plazo, más déficit y perjuicios para toda la sociedad». El manifiesto conjunto concluyó exigiendo a la Consejería de Sanidad la Junta de Castilla y León, que no aplique los recortes previstos en materia sanitaria, sino que, por el contrario, mejore las dotaciones de los centros de salud de las zonas rurales con más medios y más personal sanitario de diversas especialidades. «Mantengamos el modelo sanitario que hasta ahora ha servido de ejemplo en varios países. Por una sanidad pública y gratuita. Demanda Dignidad» alegaron antes de los aplausos de los asistentes. Unos 500 vecinos, según informa Jesús Alcalde de Hoyos, participaron en la manifestación que partió del Centro de Salud de Belorado, para continuar hacia la plaza Mayor y el trazado urbano del Camino de Santiago hasta la plaza de la Constitución, regresando por la avenida de Burgos al Centro de Salud de la Unidad Básica Sanitaria de Belorado que, según la esquela, «pronto fenecerá si hacen caso omiso a estas demostraciones populares de queja y reivindicación», apuntaron los organizadores. El portavoz de la Plataforma para la Defensa de los Servicios Rurales de Belorado, Vicente Heras, recordó las visitas que han realizado a Valladolid y, al parecer, el poco caso que han hecho a las conversaciones mantenidas con los responsables autonómicos de Sanidad. El recorrido de los manifestantes, con pancartas y pitos, iba acompañado de frases alusivas a la negligencia de los políticos, especialmente al presidente de la Junta y a las políticas sanitarias que, «con cada medida, empeoran el panorama rural en la sanidad preventiva», apuntó Heras. En Briviesca, unas 200 personas, bastantes menos que las que acudieron a la manifestación de febrero, participaron en el recorrido que acabó en la Plaza Mayor, donde los organizadores resaltaron el valor de estas movilizaciones convocadas el mismo día en diferentes localidades y porque estas protestas han sido convocadas por plataformas ciudadanas y no exclusivamente por profesionales sanitarios. También incidieron los organizadores en que los recortes en materia de recursos humanos que sufre la Atención Primaria rural se vienen registrando desde hace dos años y que afectan a la calidad del servicio que se presta tanto a los que residen habitualmente en los pueblos, así como a quienes lo hacen solo en algunas temporadas. En Villarcayo, unas 400 personas se manifestaron en defensa de la sanidad rural. Esta vez junto a los habituales eslóganes se escucharon otros como: «Van a crucificar la sanidad rural» o «Juan Vicente no engañes a la gente», en referencia al presidente de la Junta de Castilla y León. Tras leer el comunicado que finalizaba pidiendo «calidad, dignidad e igualdad para todos» representantes de la plataforma han anunciado que las movilizaciones continuarán. En Lerma, informa Pedro Fernández, la manifestación partió del centro de salud y asistieron más de doscientas personas, tanto de la Villa Ducal como de la comarca del Arlanza. La marcha estaba encabeza con una pancarta alusiva a los recortes en la sanidad rural. Durante todo el recorrido se mostró el malestar por el proyecto de reorganización de Atención Primaria, que no satisface ni a vecinos de la Villa Ducal ni a facultativos, con gritos y pancartas sobre los recortes de la sanidad pública y rural,Los organizadores anunciaron que la próxima semana tienen previsto mantener reuniones en las cabeceras de las área de salud comarcales, y que continuaran las concentraciones en los centros de salud, para exigir un cambio en la reorganización o reestructuración que se ha llevado a cabo en la Atención Primaria. Desde la Plataforma para la Defensa de los Servicios Rurales de Belorado manifestaron que con los datos que les ofrecieron las autoridades sanitarias en Valladolid, «parece que era necesaria una pequeña reestructuración, pero no con la intensidad que se ha realizado», precisaron. También señaló Heras que la Junta se basó para la reestructuración en un estudio realizado en 2011, sin tener en cuenta que el sistema de guardias médicas se modificó un año más tarde, en 2012, y hace que los médicos que realizan una guardia no pasen consulta al día siguiente. En la práctica, para el portavoz de la plataforma beliforana, esto supone que las plantillas teóricas que se marcan en la reestructuración para los centros de salud rurales «nunca están completas», porque siempre hay uno o varios médicos que salen de una guardia y no pasan consulta, con lo que se sobrecarga al resto. El mayor temor de las plataforma ciudadanas, aunque desde la Administración regional han señalado que el servicio se reforzará cuando sea necesario, es que la atención sanitaria empeore en especial durante la época estival en la que se incrementa notablemente la población en todas las zonas rurales afectadas por la reorganización. 

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.