El ADN de una colilla permite identificar al presunto autor del incendio de Mecerreyes de 2014

 

  • Criminalística ha vinculado al sospechoso con la colilla encontrada en la zona de inicio del fuego, presuntamente responsable del mismo
  • La Guardia Civil ha imputado a M.D.A.M., de 42 años y vecino de la comarca, un delito de incendio forestal por negligencia grave
  • Las llamas se originaron en un rastrojo de Mecerreyes pero se extendieron por Puentedura y Quintanilla del Agua, arrasando más de 700 hectáreas

El Seprona de la Guardia Civil de Burgos ha identificado a M.D.A.M., de 42 años, como presunto autor de un delito de incendio forestal por negligencia grave. Su ADN aparece en la colilla de cigarro encontrada en el lugar en el que se inició el fuego que en 2014 arrasó más de 700 hectáreas de los términos municipales de Mecerreyes, Puentedura y Quintanilla del Agua. El incendio se declaró a las tres y media de la tarde del 1 de septiembre y, tras un intenso trabajo y amplio despliegue de medios, se consiguió extinguir una semana más tarde. El fuego tuvo su origen en una finca de rastrojo en Mecerreyes, aunque las llamas se extendieron por Puentedura y Quintanilla del Agua, ha recordado la Guardia Civil en una nota de prensa. La investigación llevada a cabo permitió determinar que el incendio se había iniciado en una zona aledaña a un camino, en la que se recogieron diferentes indicios, entre ellos, una colilla de cigarro. El informe técnico concluyó como causa del fuego una fuente de calor externa tipo mechero, cerilla o colilla de cigarrillo. Además, durante la investigación se ha descartado que el cigarro pudiese haber sido arrojado por el personal de extinción de incendios, así que se presupone que éste fue el causante del fuego. Por su marca, poco común, las primeras sospechas recayeron en un grupo muy reducido de personas. Y, más en concreto, en un hombre vinculado a la comarca. El informe del Servicio de Criminalística ha vinculado los restos orgánicos de la colilla con el perfil genético del sujeto, que ha sido investigado por un delito de incendio forestal por negligencia grave. El incendio de Mecerreyes calcinó 753 hectáreas entre Mecerreyes, Puentedura y Quintanilla del Agua. De ellas, 603 fueron de terreno forestal, 145 de rastrojos y 4,45 de pastos. La intensidad del fuego obligó al desalojo preventivo y temporal de algunos vecinos de Puentedura. La zona afectada por las llamas quedó, a mediados de 2015, recuperada, tra una inversión de 350.000 euros del Gobierno central, destinada a la retirada de la madera quemada y a la restauración y repoblación forestal del monte afectado. 

Etiquetas: lerma

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.