La Diputación destina 60.000 euros en ayudas sociales a Cáritas

 Cerca de 800 personas con dificultades económicas o en riesgo de exclusión social en el medio rural se beneficiaron el pasado año de las ayudas que la Diputación de Burgos liberó a través de Cáritas, fruto de un convenio de colaboración entre ambas instituciones para atender a los más necesitados. En concreto se realizaron 790 intervenciones en virtud de dicho acuerdo.
Esta colaboración está en vigor desde 2004 y, desde entonces, la Institución Provincial ha aportado a Cáritas un total de 60.000 euros, 20.000 por anualidad. Ayer se suscribió la renovación del año correspondiente a este ejercicio que mantiene la partida de años anteriores «por lo que no ha habido recortes en servicios sociales, como venimos señalando» apostilló el presidente de la Diputación, César Rico, tras la firma del convenio.
Este acuerdo busca en primer lugar «dar una agilidad a la asportación económica de las ayudas de urgente necesidad» que contemplas los presupuestos de la Institución Provincial y que por los procesos administrativos pudieran retrasarse. El objetivo es atender con carácter inmediato, de ahí que sea Cáritas quien «adelante» el dinero «sobre todo en los primeros meses del año».
El fin último no es otro que «nadie se quede sin recursos mínimos de subsistencia por trámites administrativos», incidió Rico. En esta situación de emergencia social se realizaron un total de 207 intervenciones.
Pero el convenio contempla otras acciones. En este sentido, el presidente de Caritas Burgos, Jorge Simón Rodríguez, explicó, que la ayuda se divide en cuatro líneas de actuación. La primera de ellas es la anticipación de las ayudas de la Diputación ya descrita. Una segunda línea son los cursos de ocupación en el medio rural que se centra en la formación de las personas a través de talleres con colectivos en situación de riesgo de exclusión social en Melgar, Villarcayo, Roa de Duero, Briviesca y Lerma. A estos cursos, centrados en economía doméstica, habilidades sociales, o idioma para extranjeros acudieron en 2015 un total de 183 personas.
La tercera línea de trabajose dirige al apoyo a los centros rurales de menores que Cáritas tiene en Villarcayo y Lerma, a los que se acudieron el pasado año 218 y 161 personas, respectivamente. Este apoyo se dirige fundamentalmente a la educación de los menores trabajando para evitar el abandono escolar porque «la falta de formación es la puerta a la exclusión social», argumentó Jorge Simón. En estos centros también se enseña a los menores «un ocio saludable».
Finalmente, Cáritas destina parte del presupuesto de este convenio con Diputación al albergue que la organización para coordinar y recoger a las personas transeúntes que terminan acudiendo al albergue. El pasado año se atendió a un total de 21 personas.
Desde la firma del convenio en 2014, Cáritas no ha detectado un incremento en el número de personas atendidas, aunque sí matizan que si en algo ha subido en el medio rural es «por la mayor presencia que tenemos en la provincia», que queda no obstante cubierta con los seis técnicos y los 123 voluntarios que trabajan con estos colectivos.

Etiquetas: lerma

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.