Diputación defiende la Feria de Lerma, pero insta a las partes a negociar

La Feria de Lerma es una referencia nacional que no puede caer víctima de presiones externas. Así lo viene defendiendo en las últimas fechas el Ayuntamiento de la Villa de Ducal, que se encuentra en pie de guerra ante los "movimientos rastreros" por parte de un grupo de habituales expositores que, según han denunciado desde el Consistorio, están ejerciendo presiones para que otras empresas no acudan y forzar así un replanteamiento de la propia feria.

Ante esta situación, la respuesta institucional parece ser clara. Prueba de ello es la moción aprobada hoy por unanimidad de todos los grupos políticos de la Diputación Provincial, que han mostrado su apoyo inequívoco a una cita histórica convertida en referencia clave para el sector primario. La moción, presentada con carácter de urgencia por los diputados de Imagina Burgos, ha encontrado el apoyo del resto de la Corporación, que ha suscrito palabra por palabra la exposición. Eso sí, con ciertos matices.

Y es que, además de que la propia formación multicolor ha subrayado en todo momento la "independencia" de las empresas para decidir si participan o no en la feria, la crisis surgida este año no es sino la muestra de que algo no termina de funcionar. Por eso, y a requerimiento de los diputados del PP, se ha incorporado un punto en la moción mediante la que se insta a las partes interesadas a sentarse a negociar el formato de las próximas ediciones. No en vano, a las empresas les cuesta dinero acudir a Lerma todos los años y si la feria no es atractiva, dejarán de asistir antes o más tarde.
Garantizar la superviviencia

El objetivo en este sentido es simple:"garantizar" la supervivencia de una feria que, además de ser parte de la idiosincrasia de la comarca del Arlanza, y por ende del resto de la provincia, también es un potente reclamo para Lerma, que durante varias jornadas al año recibe la visita de decenas de miles de personas. Pero para garantizar esa supervivencia, la organización y los expositores deben mantener una relación adecuada, que parece haberse roto en las últimas semanas con algunos de ellos.

A este respecto, y a pesar de reconocer que quizá haya que negociar la modificación de algún planteamiento, incluso la propia periodicidad de la feria, todos los grupos han cerrado filas, acusando a las empresas más críticas a actuar de manera "deshonesta", aplicando presiones sobre el resto de empresas para provocar una suerte de "complot" contra la organización. En todo caso, ha recordado el portavoz del Equipo de Gobierno, Borja Suárez, cualquier decisión en este sentido es competencia exclusiva del Ayuntamiento de Lerma.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.