La primera estimación de daños por las riadas alcanza el millón de euros

En caminos, calles, puentes, infraestructuras como depuradoras, áreas de recreo y tierras de cultivo anegadas y de las que ha desaparecido la capa vegetal, es donde se concentran los principales daños  ocasionados por las últimas riadas a lo largo de toda la cuenta del Arlanza, amén de los daños en propiedades particulares, como viviendas, garajes o inmuebles religiosos como la ermita de Puentedura, o los cuantiosísimos sufridos en el instituto de Lerma.


Tras volver esta semana a cierta normalidad, los alcaldes de la cuenca van haciendo recuento de esos daños y del posibles costes económicos de los mismo. Ese listado lo podrá encima de la mesa cada regidor el próximo lunes en un encuentro al que se ha convocado en Lerma  a la veintena de alcaldes y alcaldesas de las localidades ribereñas del Arlanza, con el objetivo de aunar posturas conjuntas, exigir responsabilidades y pedir soluciones.
En el punto de mira, la Confederación Hidrográfica del Duero, a quien se pedirá una plan de limpieza del río, con retirada de maleza, ramas, árboles, grava... que se van quedando en el río y que impiden el normal transcurrir del agua por el cauce, amén de algún drenaje si fuera preciso en algún tramo. Igualmente, se pedirá a la CHDque pague los daños y que acometa las obras de reparación de las infraestructuras dañadas, así como que estudie la posibilidad de ejecutar alguna obra complementarias que ayude a minimizar los riesgos de las riadas. Los alcaldes también apuntan a la Consejería de Medio Ambiente, «que tiene mucho que decir», puntualizan.
Algunos alcaldes no ocultan su desconcierto ante la situación vivida hace dos fines de semana semana cuando se venía de unos meses de absoluta sequía y ni siguiera se habían producido nevadas. Además, entienden que se mantiene el riesgo de que se repita la situación, por lo que pedirá a la CHD que tome medidas para evitar la repetición de lo vivido recientemente.
En cuanto  a los daños económico, los alcaldes consultados sigue dando cifras aproximadas. Así, en Salas de los Infantes, a falta de completar la valoración de los daños que causó la riada del Arlanza el viernes 12, su alcaldesa, Marta Arroyo, considera que podrían llegar a los 100.000 euros. «Tenemos ya valorados casi 70.000 y nos faltan por incluir algunos caminos que también se vieron afectados, así que la cifra final podría estar cerca de los 100.000», comenta la regidora.
En la ciudad milenaria, uno de los puntos que más sufrió la crecida del río fue el camino hacia Castrovido, donde se ha levantado la capa de asfalto casi durante cien metros. Por otro lado, tanto el vallado como el suelo del parque infantil del área recreativa de Peña Rota también han quedado en muy mal estado, igual que el paseo en la ribera del río, donde el agua se ha llevado parte del firme. «A esto hay que sumar otros caminos, también afectados, pero en menor grado, como son el San Roque, el de la Revilla y el del Puente de la Trinchera», recuerda Arroyo, que reconoce que pedirán ayudas para que estos lugares afectados vuelvan al estado que presentaban antes de la inundación.
En Covarrubias, su alcalde, Óscar Izcara, valora en 20.000 euros los daños por culpa del agua. La zona del Piélago fue una de las más afectadas, con la pérdida del vallado de madera, papeleras, banco y mesa de hormigón. «Se han dañado varios jardines, la tubería del colector ha quedado al descubierto, se han estropeado farolas y mobiliario urbano. También varios caminos, entre ellos el de Redonda, han quedado en mal estado por el agua. En este caso habría que echar zahorra y compactar», explica el regidor rachel.
En Puentedura, su alcalde Gonzalo Moral, cifra en torno a los 40.000 los daños en caminos y calles, a la espera de valorar los de la ermita. En Lerma, al margen del IES, donde ya está  trabajando en la valoración de daños la propia dirección  del centro y el Consorcio de Seguros, son varias las infraestructuras municipales afectadas, como el polideportivos o el sistema eléctrico y la depuradora de las piscinas, además del propio dique levantado por la CHD que tuvo que romperse para liberar el agua retenida.
Aguas abajo también se han producido daños; en Tordómar, la zona más afectada ha sido la parte baja próxima al río, bastantes caminos y algunas calles. En Santa María  del Campo y Escuderos  hay bastantes tierras de cultivo anegadas, unas 200 hectáreas, además de varios caminos. Se calculan en torno a 105.000 euros las pérdidas.
Finalmente, en Peral de Arlanza también se ha hecho una primera valoración, que se eleva a unos 500.000 euros, entre 300 hectáreas de cultivos anegadas y daños en caminos públicos, el paseo ejecutado por la CHD, el puente sobre la N-622 que se ha agrietado, y la carretera de acceso a la localidad.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.