Lerma sigue embarrada mientras hoy se prevén temperaturas de -10 grados

Critica la tardanza en la respuesta desde Educación, «vinieron ayer a pesar de estar todo inundado desde el sábado» Los alumnos de 2º de Bachillerato retoman hoy las clases en el colegio vecino

El sol hizo ayer acto de presencia de forma generalizada en toda la provincia burgalesa. Esto supuso el deshielo de la poca nieve caída estos días por la sierra y zona norte principalmente, lo que si bien causó molestias no ha dado lugar a graves percances o la incomunicación de los pueblos, como en otras ocasiones.

También trajo consigo la paulatina desaparición de las placas de hielo con que amanecieron gran parte de las carreteras de la sierra y zona norte, que dieron lugar a las alertas de atención a los conductores desde la DGT durante toda la jornada de ayer, sobre todo en veinte de ellas.

Sin embargo, poco influyó la llegada del sol a la hora de aligerar los intensos trabajos de limpieza en que ayer seguían inmersos profesores y alumnos del IES Valle de Arlanza de Lerma. A quienes acompañó no sólo la propia alcaldesa de la villa, sino también «un insuficiente equipo de limpieza enviado por la Junta, ya que sólo fueron cinco personas y sin el material adecuado para ello, lo que no permitirá reanudar las clases como nos hubiera gustado a finales de semana», se lamentaba la edil lermeña, Celia Izquierdo.

Por ello, «y ante la tardanza de los responsables de Educación de la Junta en venir a interesarse y explicarnos qué hacer», criticaba Izquierdo, el Consistorio ha acordado con el colegio vecino Pons Sorolla la cesión de dos aulas, al encontrarse éste en buenas condiciones. «Eso permitirá que hoy al menos retomen sus clases los 40 alumnos de 2º de Bachillerato de los casi 400 que tiene el instituto», avanzaba. «Porque día que pierden son materias que no les explican y que sin embargo sí irán incluidas en los exámenes de la Selectividad que tendrán que superar en mayo», argumentó la edil.

Izquierdo mostró así su malestar tras la llegada ayer al centro del inspector jefe de Educación de la Junta. «El primer responsable del área que aparece desde el sábado en que estamos intentando ponernos en contacto con alguien», criticó, agradeciendo sin embargo al delegado territorial en Burgos de la Junta, Baudilio Fernández Mardomingo, «que se molestara y haya estado pendiente acercándose incluso a ver todo el destrozo», reconoció.

Reproche de la alcaldesa que hicieron también suyo algunos miembros del cuerpo docente, quienes pasaron la mañana de ayer sacando el mobiliario al patio y extendiendo por las mesas de las clases los miles de expedientes de los alumnos que han quedado dañados por el agua.

«Se ha perdido mucho material escolar, tanto de mobiliario como de maquinaria y papelería, y aparte de no explicarnos nadie cuándo se va a reponer, tampoco nos han dicho cómo se van a planificar para que los chicos retomen sus clases cuanto antes», comentaba una de las profesoras, Maite Hernández. Añade que el agua del desbordado Pisuerga, que superó los 60 centímetros de altura este fin de semana, ha dejado inservibles fotocopiadoras, impresoras, armarios y libros, «de los que miles han ido a la basura por el lamentable estado en que quedaron».

Destrozo material que se suma al agua que ayer podía verse aún en el suelo de algunas aulas, y que mantiene inutilizados los laboratorios, la biblioteca y el gimnasio entre otras dependencias. Recuerdan que el centro se realizó hace apenas seis años, construcción que ya entonces fue criticada en la localidad por la ubicación elegida junto al río, del que apenas le separa un muro de contención contruido también hace unos años. «Y que el agua ha traspasado por completo estos días», recordó la alcaldesa lo que ha hecho que quedara estancada y no saliera del recinto. «Eso nos obligó a romperlo en varios puntos tras solicitar los permisos a la Confederación, logrando al menos descender el nivel de lagua», aseguró.

Intervención que, remarca, partió del Consistorio, así como la decisión de llamar a los bomberos voluntarios de Lerma, «que hicieron lo que pudieron pues las bombas con que cuentan tampoco daban más de sí».

Y también la de contactar con los seguros, ante «la nula ayuda» que durante estos días han echado en falta desde la Junta. «Pero una vez vino el inspector, se nos ha dicho que desde Valladolid están haciendo gestiones para que sea su seguro el que se ocupe, en lugar del Consorcio» y así concretar las peritaciones y los daños a reparar cuanto antes, «porque si no esto va a ser eterno», advierte la edil.

Agua no, pero sí frío

Desde el sindicato CGT también han criticado «esta actitud de dejación de funciones de la Dirección Provincial de Educación de Burgos», además de «haber minimizado los daños de la riada, lo que contrasta con la del equipo educativo del centro y la del Ayuntamiento de Lerma, que desde el primer momento se han volcado en los trabajos de acondicionamiento».

Reporchan que «su única preocupación es que las clases se reanuden cuanto antes pero no hacen nada de su parte para que esto sea posible», criticando que se hayan limitado «a enviar un equipo de limpieza que no dispone de los medios suficientes para afrontar esta ingente tarea en un plazo razonable».

Y mientras los responsables municipales lermeños siguen con la limpieza e insisten en su exigencia «a la Junta de más equipos con el fin de que los alumnos vuelvan a la rutina cuanto antes», el resto de la provincia parece estar más tranquila en cuanto al apartado de precipitaciones se refiere.

Si bien ayer la provincia amaneció con los puertos de Portillo de Lunada (BU-572), Portillo de la Sía (BU-571) y Estacas de Trueba (BU-570) cortados al tráfico por la nieve que sí cayó en la zona norte burgalesa estos días pasados, hoy la Aemet advierte de una remarcada bajada de las temperaturas.

Se prevé que ronden en la provincia los 10 grados negativos. Intenso frío al que se sumará el riesgo de placas de hielo en las carreteras, por lo que la DGT sigue pidiendo para la jornada de hoy precaución a los conductores.

Vigilancia que dio lugar ayer, a que la Dirección general de Tráfico incluyera a lo largo de la jornada de ayer en su listado de avisos hasta 20 carreteras de la provincia, de las que sí llegaron a cortarse la BU-P-1041 en Royuela de Rio Franco (intransitable también por inundación); BU-V-8205-1 en Contreras y BU-V-9021 en Quintanilla del Agua.

Etiquetas: lerma, arlanza

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.